Subir
Erase dos veces

Érase dos veces: cuentos clásicos reinventados con corazón

cuentos-erase-dos-veces-2

La primera vez que intenté contar uno de los cuentos clásicos a mis hijos me sorprendí a mí misma de la crueldad que aparecía en muchos de ellos. Tal cuál iba avanzando en la historia encontraba sexismo, desigualdad, estereotipos, miedo disfrazado… Es algo que hasta el momento no me había dado cuenta, ya que estos son los cuentos con los que nosotros hemos crecido, y de los que guardaba buen recuerdo de niña, y quería transmitírselos también a mis hijos. Pero ahora, con voz de madre cuentacuentos, es cuando me di cuenta que no quería transmitir estos valores a mis hijos de forma subliminal, porque si hay una forma de transmitir valores como la igualdad y la paz es desde la infancia, cuidando minuciosamente este tipo de detalles.

Los cuentos de Érase dos veces reinventan los cuentos clásicos para convertirlos en historias donde las mujeres no son sumisas y débiles siempre esperando a ser rescatadas, sino que nos muestran mujeres libres, fuertes e independientes.

marionetas-de-cuentos-tradicionales

Sus ilustraciones nos muestran estas diferencias con pequeños detalles que los niños absorben más de lo que podamos creer.

Érase dos veces Blancanieves

erase-dos-veces-blancanieves-25

En el cuento Érase dos veces Blancanieves, la joven Blancanieves será una princesa no estereotipada a la que no le gusta llevar corsés ni zapatos de tacón que le destrocen los pies, más bien le gusta ir cómoda, con zapatos planos y cómodos vestidos.

Este cuento nos da una visión de la belleza como algo subjetivo que depende de los ojos de los que miran.

Su madrastra, en cambio, estaba muy preocupada por su físico. Tanto era así que no podía soportar que Blancanieves fuese más bella que ella, así que decidió expulsarla del reino.

La historia nos da a entender que las madrastras suelen aparecer como malas personas en los cuentos, pero que no es así en la realidad.

erase-dos-veces-blancanieves-16

Blancanieves no se lo tomó a mal, todo lo contrario, estaba cansada de su condición de princesa en palacio y lo vio como una oportunidad para vivir la vida que siempre había querido. El cuento, nos muestra que la condición de princesa, viene dada por cuestión de ser la hija del Rey, pero esta condición no es elegida, y puede que a veces estas “princesas” no se sientan a gusto con este cargo y con los estereotipos que las envuelven.

Cuando Blancanieves es abandonada en el bosque encuentra una casa donde vivían siete hombres y alquilaban una habitación. Estos hombres trabajaban en la mina y aunque pasaban allí muchas horas tenían una organización de las tareas de la casa justa y ejemplar. Blancanieves alquilará la habitación que tienen libre aportando su granito económico y colaborando de forma equitativa en las tareas. Para ello, Blancanieves tendrá que trabajar también en la mina. Esta organización igualitaria nos enseña buenos hábitos de colaboración en las tareas del hogar.

erase-dos-veces-blancanieves-18

Un día, la madrastra apareció disfrazada de viejecita y, como en el cuento clásico, le ofrece a Blancanieves una manzana envenenada. Después de darle un bocado, Blancanieves cae desmayada.

erase-dos-veces-blancanieves-20

Los hombres de la casa la encontraron así cuando volvieron de la mina y se encontraron con un príncipe que quería besarla para despertarla, pero ellos lo impidieron, ya que no es la mejor manera de despertar a alguien que se haya desmayado, así que la llevaron a una persona que podía curarla con un tratamiento que reducía los efectos de la manzana envenenada. Aprenderemos así, que no hay que besar nunca a nadie que no sea consciente, eso es algo que debemos hacer siempre de pleno acuerdo mutuo.

Una vez ya recuperada, Blancanieves pudo vivir felizmente en la casa, con un trabajo y la vida independiente y libre que siempre había deseado. Encontró un chico del que se enamoró, poco a poco se conocieron bien y decidieron vivir juntos, felices y comieron… ¡bocadillos de tortilla de patatas!

En este cuento no se muestra el romance irreal de casarse con alguien a quien no conoces, no se trata de salvar a nadie con un simple beso, sino que se muestra un romance de los de verdad, de los de conocerse poco a poco y tomar decisiones importantes juntos de forma consciente.

En esta versión reinventada de Blancanieves ya no se muestra una princesa sumisa y débil, que es rescatada con un beso, sino una mujer fuerte, trabajadora, independiente, inteligente y con capacidad de decisión.

Érase dos veces Caperucita

erase-dos-veces-caperucita-01

En el cuento Érase dos veces Caperucita, la pequeña Caperucita era una niña que quería muchísimo a su abuela. Un día que ésta estaba resfriada su mamá le pidió traerle una cesta de milhojas que había cocinado.

erase-dos-veces-caperucita-05

En esta ocasión, no se le advierte a Caperucita de los peligros del bosque. Si no que su mamá solo le pide que vaya por el camino principal porque sabía que Caperucita era una gran amante de la naturaleza y se entretenía mucho observando las plantas.

Los cuentos clásicos, muchas veces, inducen al miedo como una forma de atemorizar a los niños para obtener la obediencia de los adultos y el lobo suele ser figura de ello. En esta ocasión el lobo hablará con Caperucita de camino a casa de la abuela, pero no será para engañarla.

erase-dos-veces-caperucita-07

El lobo y la abuela de Caperucita eran grandes amigos, y además tenían algo en común, les encantaban las bromas.

El lobo decidió visitar a la abuela de Caperucita para gastarle una broma, así que decidieron que el lobo se haría pasar por la abuelita para ver si se daba cuenta. Mientras, la abuela, se quedó escondida para no perderse la escena.

erase-dos-veces-caperucita-09

Al final Caperucita descubre al lobo y todos se desternillan de risa, tanto, que hasta un leñador que los oye se asoma para ver qué estaba pasando. Lo invitan a entrar y juntos meriendan las milhojas de la madre de Caperucita, que estaban riquísimas.

erase-dos-veces-caperucita-15

Erase dos veces los tres cerditos

erase-dos-veces-los-tres-cerditos-07

En Érase dos veces Los tres cerditos no se tratará de 3 hermanos como en el cuento clásico, sino de dos hermanos y una hermana.

Vivían todos juntos con sus padres donde eran muy felices.

erase-dos-veces-los-tres-cerditos-01

Pero los cerditos crecieron y llegó el momento de independizarse. No se ponían de acuerdo con el material que usarían para construir su casa así que decidieron que cada uno construiría la suya propia, con la condición de que debían estar cerca para no echarse de menos.

erase-dos-veces-los-tres-cerditos-02

El lobo de este cuento no es un lobo malo, aunque sí imponente, es un personaje carismático y bueno que se encuentra con los cerditos para advertirles de las condiciones meteorológicas del bosque para que las tengan en cuenta en la construcción de sus casas.

erase-dos-veces-los-tres-cerditos-03

Ante la tarea de avisar a los cerditos existe un malentendido y los cerditos creen que ha sido él quién está derrumbando sus casas. Pero nada más lejos de la realidad, ¡él quería ayudarles!

erase-dos-veces-los-tres-cerditos-05

Finalmente, conseguirá poder explicarles a los cerditos lo que ha pasado y les ayudará a construir una casa fuerte y segura ante las adversidades meteorológicas.

erase-dos-veces-los-tres-cerditos-06

Contar cuentos con marionetas

Las marionetas son un gran recurso para la animación a la lectura, ya que a través de ellas daremos vida a los personajes. Los niños quedarán encantados escuchando, pero ponto serán ellos los que cuenten la historia con ellas.

Para estos cuentos clásicos reinventados usamos las marionetas de Lilliputiens de Blancanieves, Caperucita y los tres cerditos y el lobo.

La marioneta de Blancanieves contiene tres personajes en uno. Solo tendremos que hacer un pequeño gesto de darle la vuelta para convertirla en uno u otro.

marioneta-blancanieves

erase-dos-veces-blancanieves-12

En su vestido encontramos dibujos de la trayectoria del cuento. Esto es algo que nos puede servir como guía para el niño recuerde la historia y participe contándola.

erase-dos-veces-blancanieves-01

Al darle la vuelta a la marioneta, encontramos a la reina con su espejo. Y solo apartando su pelo de un lado al otro, vemos a la reina disfrazada de anciana con la manzana envenenada.

erase-dos-veces-blancanieves-14

marionetas-lilliputiens-blancanieves

En la marioneta de Caperucita tenemos por un lado a Caperucita, pero, al darle la vuelta, encontraremos a la abuelita y al lobo disfrazado de abuelita.

caperucita-marioneta

marioneta-lilliputiens-caperucita

Dentro de la cesta podemos ver la ilustración de la comida, que se abre y se cierra por medio de imán.

erase-dos-veces-caperucita-21

Los tres cerditos son adorables marionetas de dedo que vienen cada una con su casita.

marionetas-los-tres-cerditos-09

Cada cerdito puede entrar dentro de su casa. Algo que dará mucho juego a los niños para jugar con ellos.

marionetas-los-tres-cerditos-10

El lobo es una marioneta más grande que podremos manejar con toda la mano.

marionetas-los-tres-cerditos-12

En su parte trasera tiene un compartimento cerrado con velcro en el que podemos guardar los tres cerditos.

marionetas-los-tres-cerditos-11

Contar cuentos con marionetas se convierte en vivir la historia de otra forma y nos ayudará a establecer vínculos afectivos creando momentos mágicos para recordar.

¿Dónde comprar los cuentos de Érase dos veces?

En nuestra tienda online puedes encontrar todos los cuentos de la colección Érase dos veces, así como otros muchos libros para la igualdad. También puedes encontrar una gran selección de marionetas de tela, como las que ilustran este artículo.

erase-dos-veces-los-tres-cerditos-07

Ver cuentos Érase dos veces en nuestra tienda online
Ver marionetas en nuestra tienda online

Klara
Klara

Soy Klara, maestra y mamá de una familia de cuatro peques maravillosos. En Creciendo con Montessori comparto nuestras experiencias educativas en casa con el método Montessori y otras pedagogías respetuosas con el niño.

Sin comentarios

Deja un comentario